Qué hacer si uno tiene un ataque de pánico en un avión

Tener un ataque de pánico es uno de los fantasmas que persigue a muchas de las personas que tienen miedo a volar. Para saber qué hacer si nos pasa, entrevistamos al Lic. Nicolás Machín, especialista en psicología aeronáutica y piloto privado, que nos compartió algunos consejos y nos explicó varios conceptos que nos ayudaron a entender un poco más sobre el miedo. 

“Se va a caer; seguro le va a pasar algo al avión; la azafata tiene cara rara; escuché un ruido”, los pensamientos pueden variar según la persona y según el grado de ansiedad, pero lo cierto es que la mayoría de los que sufrimos de miedo a volar hemos pasado por situaciones en las que los pensamientos catastróficos empiezan a aparecer uno detrás del otro, aumentando la ansiedad y sintiendo que el viaje será una tortura.

“Esta catarata de pensamientos se convierte en una bola de nieve, que hace que la persona no se pueda desenganchar del tema”, explica el Lic. Nicolás Machín, psicólogo y piloto privado, especializado en aerofobia. “Automáticamente, la persona empieza a hacer una revisión a nivel fisiológico, desde taquicardia hasta bajada de presión, transpiración fría o caliente, mareos, ganas de vomitar. Toda esta sintomática refuerza la idea que tiene la persona de que algo está pasando”.

¿Qué es la aerofobia?

Estos síntomas, que caracterizan al ataque de pánico, suelen ir acompañados de la idea de “me voy a morir” o “algo va a pasar”. “Si bien es algo frecuente, nadie se ha muerto por un ataque de pánico en el avión”, comenta Machín, que trabaja en el Departamento de Investigaciones INMAE, de la Fuerza Aérea.

“El ataque de pánico no tiene causa ni consecuencia”, define. “La causa es inespecífica. Uno percibe el contexto como amenazante y la persona genera una serie de pensamientos y de emociones. También, puede generar conductas, como es querer huir de la escena. Algo que a 39.000 pies es algo imposible”, relató.

En terapia, los psicólogos hablan de “ponerle un corte” a este tipo de situaciones. Esto es cortar entre el pensamiento y la conducta. Para ello se  brindan herramientas para hacer control o detención del pensamiento. Una de las cosas más importantes es regular la respiración. Pero no cualquier tipo de respiración guiada. “Es fundamental que sea un profesional certificado quien guíe a la persona y enseñe esta respiración”.

Testimonio: “Pensé que no iba a poder, pero lo logré y estoy feliz”

De hecho, no es la misma respiración que se hace en yoga, por ejemplo. “Lo primero que hay que evaluar es el nivel de ansiedad que tiene la persona. Uno de los procesos involucrados en el miedo al vuelo es la ansiedad anticipatoria, que se da en las personas que empiezan a estresarse desde el momento que sacan el pasaje, los días previos o incluso cuando llegan al aeropuerto”.

El miedo a volar según la ciencia

“Lo que uno tiene que hacer es un proceso de psicoeducación: que la persona conozca sus síntomas, conozca las características del vuelo, este proceso ayuda a saber qué es lo que viene”, señaló Machín.

4 tips en caso de ataque de pánico

  1. Respirar tranquilo y pausadamente: inspirar, mantener y exhalar. Esto debe ser lento y progresivo, para evitar el riesgo de hiperventilación. El aire se lleva a los pulmones (no a la panza), manteniendo el aire pero sin ponerse azul, dice el experto con un poco de humor pero para aclarar que no hace falta quedarse sin aire, y exhalar lo más extendido posible.
  2. Visualizar una escena de relajación. Puede ser una imagen del destino, las cosas que uno va a recorrer, las cosas que uno va a comprar. También puede servir visualizar que uno está en un bosque, en un lago.
  3. Hablar a la persona que está al lado. Al no hablar, uno empieza a concentrarse en todos los síntomas fisiológicos. No hace falta hablar de algún tema específico, aunque se puede comentar que uno tiene miedo. Esto lo que logra es recuperar la respiración.
  4. Comentarle a la azafata que uno está asustado. No hace falta decirlo frente al resto de los pasajeros, pero se puede pedir hablar en un lugar apartado y explicarlo.
  5. Recordar que el ataque de pánico no dura más de 5 minutos. Puede ser que después vuelva a aparecer, pero no durará 14 horas.

¿Puede la azafata dar una medicación?

La azafata no está capacitada para administrar tranquilizantes, así como el psicólogo tampoco debería indicar medicación. “No es obligación de la tripulación de cabina contar con herramientas para ayudar a una persona con un ataque de pánico. Pero a veces con que la azafata te hable y te explique lo que quieras saber, seguramente será suficiente para calmarse”, reflexionó el psicólogo.

Más información en www.aeroicaro.com.ar

¿Te gustaría leer más sobre aerofobia?

 

 

 

 

 

 

 

Comparte este artículo...Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

2 thoughts on “Qué hacer si uno tiene un ataque de pánico en un avión

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *