Cómo evitar un ataque de nervios en el aeropuerto

Si la idea es subir al avión lo más relajados posible, el aeropuerto es clave para lograrlo…o no. No es algo fácil, en especial para los que vuelan por primera vez. Sin embargo, siguiendo estos tips de la creadora del blog El mundo según Floxie, la experiencia puede ser mucho menos estresante. Floxie trabaja hace casi 20 años en líneas aéreas y desde las redes sociales, a diario, alienta a descubrir el mundo y a disfrutar lo máximo posible cada momento. A continuación, algunos consejos que compartió con nosotros para no tener sorpresas desagradables y disfrutar al máximo del viaje desde antes de subir al avión:

  1. Antes que nada, salir temprano rumbo al aeropuerto

Viajar es una situación sumamante estresante, si le agregamos el stress de salir con el tiempo justo empeora la situación. Antes de salir, chequear MINUCIOSAMENTE que tengamos el pasaporte vigente. Mucha gente llega al aeropuerto con el pasaporte anterior sin darse cuenta de ello debido al apuro.  En Argentina, donde es frecuente que haya paros y cortes de calles, es necesario llegar con 3 horas de anticipación en vuelos internacionales y 2 horas en vuelos de cabotaje. Ese margen nos da tiempo extra para subsanar errores, como por ejemplo si uno se olvida la partida de nacimiento de los hijos.

TIP

En Aeroparque y en Ezeiza hay oficinas de RENAPER para emitir pasaportes exprés u obtener una copia de la partida de nacimiento.  Estos trámites demoran entre 40 y 70 minutos.

 2. Hacer el web check-in desde 36 a 2 horas antes (esto varía según la línea aérea)

De esta manera, uno llega al aeropuerto con todo resuelto y además, se evitan filas largas, ya que siempre hay una fila prioritaria para web check in donde los tiempos se reducen a la mitad.

  1. Al pasar al mostrador, tener el pasaporte y la valija lista para despachar listos

Si quieren sacar algo, ponerle candado, embalarla o lo que fuere, háganlo antes de pasar al mostrador.  Éste es un buen momento para comentarle a la persona del check in que uno tiene miedo a volar, en caso de que puedan encontrar un asiento más apropiado. Incluso, podrá presentarnos a algún miembro de la tripulación para que nos de soporte y tranquilidad.

4.  Del mostrador directo a controles de seguridad

Después de despachar el equipaje y ya con la tarjeta de embarque en mano,  seguir directo a los controles de seguridad y migraciones. De esta forma evitarán demoras más tarde.

  1. En la cartera o mochila, sólo lo indispensable

Entre las cosas indispensables se incluyen: pasaporte, billetera, anteojos de sol, pañuelitos descartables y algún blíster de alguna medicación para el dolor de cabeza, alergia o dolor de panza. También, el celular, algún buen libro para los aficionados de la lectura, auriculares y pastillas o chiles para evitar el dolor de oídos, que es muy común cuando se inicia el descenso.

Tip: llevar un pañuelo de seda, ya que a bordo a veces hace mucho frío. También, es una buena idea si uno viaja con una prenda que tenga bolsillos o un bolsito bandolero, llevar el boarding pass, el pasaporte y el teléfono celular.

  1. Revisar antes de despachar si tenemos algo “no permitido”

Entre las cosas que no están permitidas llevar en la cartera o equipaje de cabina y que la gente suele olvidarse sacar aparecen la pinza de depilar, alicate, lima de metal, cosas filosas, encendedores, fósforos. ¡Antes de ir al mostrador, hacer una revisión de la cartera o mochila y si tenemos algo de esto, ponerlo en la valija que se despacha!

  1. Ya embarcados, ¡a pasar el tiempo!

Probarse perfumes es uno de los pasatiempos preferidos de todos los que pasan por el freeshop. Después en la sala de embarque, Floxie nos sugiere (animarnos a) mirar los aviones y jugar a identificarlos por tamaño, forma, trompa. Observar la cantidad de gente de otros países que está junto a nosotros. Aprovechar el wifi libre para adelantar algún pendiente de trabajo.

“Entiendo que debe ser muy difícil poder sacarse esa sensación y esa ansiedad, pero me gustaría que vean a el avión como un medio muy seguro, el cual trae y lleva ilusiones, sueños y nos acerca a eso que queremos. Concentrarnos en el fin, no en el medio. Háblenlo con el personal de la aerolínea, si están nerviosos pueden desahogarse, por nuestra parte hacemos lo posible por contenerlos para que nada se interponga entre ellos y ese viaje tan esperado” recomendó Floxie.

Más para leer: 

Comparte este artículo...Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *