¿Cómo lidiar con las turbulencias?

¿Subís a un avión cruzando los dedos para que tu vuelo no tenga turbulencias? El psicólogo Martin Seifer, de la Asociación Americana de Psicología, propone cambiar el paradigma y en lugar de pensar “qué pasa si….(hay turbulencias)”, pensar “qué es (la turbulencia)”, en un artículo publicado por The New York Times.

«Solo alrededor del 0,1% de la atmósfera en los niveles de altura crucero contiene turbulencias severas, por lo que incluso si esa cifra se duplicara o triplicara debido al cambio climático, la turbulencia severa seguirá siendo muy rara», explica el profesor en Ciencias de la Atmósfera de la University of Reading, Paul D. Williams, que además se mostró muy positivo al respecto:  «Con suerte, una combinación de mejores pronósticos de turbulencia y una mejor tecnología reducirá la cantidad de aeronaves que se encontrarán con turbulencias en el futuro, a pesar de los efectos del cambio climático».

«Los aviones modernos se desarrollan y prueban para mantener cualquier nivel de turbulencia concebible», comentó Rich Terry, capitán y director gerente de soporte de flota de Delta Air Lines. Pero, ¿qué hacer cuando llega la turbulencia?»Esperar, aceptar, permitir» es el consejo ofrecido por Martin N. Seif, un psicólogo con prácticas privadas en Nueva York y Connecticut que cofundó la Asociación de Ansiedad y Depresión de América.

Al experimentar turbulencia, el Dr. Seif sugiere reemplazar los pensamientos «qué pasaría si» con los pensamientos «qué es».  Con este concepto, no se refiere a monitorear el informe meteorológico con alguna app en el celular. “Todo esto refuerza la ansiedad y pone el foco en la necesidad de evitar las turbulencias”, advierte. “Lo mejor que se puede hacer es hacer nada”.

Adam Bluestein, un periodista independiente, se cansó de sus preocupaciones sobre el clima y decidió reescribir el guión en su cabeza. Anteriormente dependía de una serie de talismanes espirituales: un collar de Ganesh, una pequeña estatua de Buda, una bolsa de cristales y 36 centavos envueltos en un trozo de papel de aluminio como una bendición judía para la vida.  Se embarcó en una terapia cognitiva conductual de su propio diseño, que incluía educarse en las leyes del espacio y la física, y luego volar a Tailandia para restablecer su sentido de coraje. El resultado fue un restablecimiento completo de su estado mental. Ya no se obsesiona con lo que está fuera de su control. Dejarlo, él sabe, es el mayor obstáculo para los viajeros ansiosos.

“Ahora subo con un estado mental más tranquilo. Observo lo que está sucediendo, no reacciono. Cuando veo que las alas se doblan, sé que eso es lo que deben hacer», dice, y también le da crédito al yoga por ayudarlo a «reunir una sensación de desapego» incluso en turbulencias.

«Recientemente, estaba en un 747 desde Amsterdam, en un asiento del medio, cuando de la nada, el avión cayó por lo que parecía 100 pies y mis brazos volaron», dice. «Cuando suceden cosas como esa ahora, me hace sentir una mayor calma porque he pasado mucho tiempo trabajando en ello». Me gusta cuando pasan cosas. Es casi tranquilizador.

Más sobre turbulencias y climatología:

Artículo original “Overcoming fear of flying in the bumpy skies”

 

Comparte este artículo...Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.