Patricia Nuñez: “No perdí el miedo, pero ahora puedo controlarlo”

Hacía casi 20 años que no se animaba a subir a un avión. Por eso cuando aceptó la propuesta de su hija de viajar juntas a Europa, hizo todo lo que pudo para enfrentar su miedo a volar. Y lo logró.

“¡Hola! ¿Van a transmitir la charla desde el curso para perder el miedo a volar?”, ésta fue la primera línea que nos escribió Patricia Nuñez, a la fanpage de Miedo a los aviones. Tenía un vuelo programado a España en 4 meses y se había propuesto hacer todo lo que estuviera a su alcance para superar el miedo.

Patricia tiene 57 años, vive en Mar del Plata y es técnica de laboratorio. A los 5 años voló por primera vez con su mamá a Bariloche. Aunque no se acuerda de nada.

Pasaron muchos años para subirse por segunda vez a un avión. Fue a los 31 y viajó de Buenos Aires a Mar del Plata. Ella estaba embarazada y sintió miedo.

Seis años más tarde voló a Bariloche. “La pasé horrible. A partir de ahí no viajé más. Pasaron 19 años”, relató Patricia.

Oportunidades de viajar en avión no le faltaron. No sólo con amigos o familia sino también por motivos laborales. Pero ella siempre respondía lo mismo: “Ni loca me subo a un avión”.

En 2016, su hija Daniela, que ya tiene 25 años, le propuso viajar juntas a Dinamarca, donde había vivido por un año para visitar a la familia con la que había convivido. “A pesar de mi pánico pensé que debía acompañarla, no podía decirle que no. Entonces decidí comenzar a acercarme a personas que podrían ayudarme y fui a Fobia Club donde un psicólogo me ayudó muchísimo”, recordó Patricia.

Su hija, Daniela, fue fundamental para vencer el miedo

Su hija, Daniela, fue fundamental para vencer el miedo

Leyó todo lo que pudo sobre los aviones, encontró contención en este blog (¡gracias, Patri!) e hizo un taller de respiración. “Todo lo que hice fue para poder hacer ese viaje, sólo porque mi hija me lo había pedido”.

Por sugerencia de su psicólogo, que le recomendó hacer un viaje corto sola, en noviembre de ese año viajó a Buenos Aires. “Tenía un miedo espantoso, pero lo logré”.

Hasta que llegó la fecha del viaje: 9 de julio. La esperaban un total de 10 vuelos. Ella sabía que se había preparado mucho para ese momento. Tenía la intención de subir última y presentarse a la tripulación y decirles que tenía miedo a volar. Pero temía no poder hacerlo por vergüenza. Su primer destino era Barcelona. Un minuto antes de embarcar, nos escribió: “A punto de subir al avión, obviamente última”.

Unos días más tarde nos envió otro mensaje: “¡Hola! Estoy en el aeropuerto de Alemania. Este es mi 5º vuelo. Todavía no lo puedo creer. Quiero comunicarles a todos los que no se animan a viajar que lo intenten, yo estuve un año preparándome y ahora, si bien el miedo lo tengo igual, subo preparada y pensando en disfrutar”.

“Si no hubiese sido por mi hija creo que nunca hubiese subido de nuevo a un avión. Mis amigas me decían que me perdía de conocer lugares y a mí la verdad no me interesaba”.

El 16 de agosto, después de casi un mes de viajar con su hija por Europa, llegó de regreso a Buenos Aires. “Agradezco infinitamente a toda la tripulación de Latam, tanto argentina como brasilera, por su contención, amabilidad y empatía. Hoy, en el vuelo 7909, me recibió Pablo, el jefe de servicio de vuelo”.

———————————————————————————————————————————————————–

A más de un mes de haber regresado, Patricia asegura que va a seguir viajando. No es que ahora le fascine viajar en avión sino que quiere seguir conociendo lugares y visitando a su familia en España, que espera que vuelva a visitarlos.

“No perdí el miedo, pero puedo controlarlo. Puedo mentalizarme, relajarme y respirar. Puedo distraerme tal como hice en el vuelo de vuelta, mirando películas, haciendo crucigramas, charlando con la gente, mirando a las azafatas. Si ellas están bien, el vuelo también”, reflexionó.

Mirando el futuro

“Todo lo que hice me sirvió. Continuaré leyendo y esperando que en Mar del Plata se haga algún curso o se dé alguna charla como hay en Buenos Aires; no hay que rendirse, hay que enfrentar los miedos, quizás no pasen nunca pero hay que aprender a dominarlos, esa es la tarea. Yo voy a continuar participando en la página,  alentando a las personas que como yo tienen miedo”, agregó con mucha generosidad y optimismo Patricia Nuñez.

Más para leer:

 

Comparte este artículo...Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

One thought on “Patricia Nuñez: “No perdí el miedo, pero ahora puedo controlarlo”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *