«Otra vez tengo que volar»

María Luz Ortiz Ferro, de 43 años, viajó durante 5 años con un ratoncito al que bautizó “Avianca”. Ya voló muchísimas veces, pero todavía sigue sintiendo nervios y ansiedad durante los días previos. «Amo viajar y sigo subiéndome al avión pero me gustaría poder disfrutar del vuelo», comentó.

Hace unos días, viajaba de México a Costa Rica y al embarcar se dio cuenta que se había dejado a su compañero de viaje en el freeshop. «¿Será el fin de una etapa?», se preguntó María Luz, que también en muchos viajes lleva la estampita de la Virgen del Loreto

El vuelo había hecho una escala en Lima y su preocupación era el cruce de los Andes. Se sorprendió al darse cuenta que hubo menos turbulencias de las que esperaba. “El cruce estaba relativamente tranquilo. Sólo algunos pozos de aire pero nada más. Disfruté del descenso y del aterrizaje”, relató.

De hecho, aprovechó para hacer el ejercicio del vaso y filmarlo. Este ejercicio permite comprobar que el movimiento del avión es menor de lo que creemos, cuando hay turbulencias, ya que no llega a derramar el líquido.

 

En Noviembre, también voló. Viajó a Bariloche, por Norwegian.

Apenas subió, les dijo a los tripulantes de cabina que tiene miedo a volar.

Esto asegura que la ayuda muchísimo. “Me preguntaron mi número de asiento y estuvieron pendientes de mí durante todo el vuelo”, nos contó.

Eso sí, durante el vuelo, prefirió no comer nada.

Tampoco puede conciliar el sueño durante los vuelos. En cambio, opta por leer alguna revista y algunos tips de este blog.

No obstante, lo que más la ayudó a que se le pase más rápido el último vuelo fue hablar con la tripulación.

El momento que le resulta más difícil de todos es cuando hay turbulencia en altura crucero.

Tal vez por eso el día antes del regreso, al igual que le sucede cada vez que vuela, siempre empieza a pensar lo mismo. “Otra vez tengo que volar”.

Comparte este artículo...Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.