Piloteó una avioneta por primera vez a los 97 años

Una cosa es tener una lista de metas por cumplir a cualquier edad. Otra completamente distinta es alcanzar el objetivo de ir a la universidad por primera vez en la vida a los 92, o pilotear una avioneta a los 97.

Por Bruce Horovitz, Kaiser Health News

Estos son los logros de las estadounidenses Cecile Tegler, de 92 años, y Mildred “Milly” Reeves, de 97. Y no son los últimos. “Nunca pensé en tener una lista de sueños por cumplir”, dijo Reeves, quien vive en Mount View Assisted Living, en Lockport, New York. Reeves se familiarizó con la ingeniería de aeroplanos a los 20, cuando era inspectora de pequeñas piezas para Bell Aircraft, durante la Segunda Guerra Mundial. Cuando la guerra terminó, la mujer se casó y tuvo siete hijas, por lo que la idea de pilotear un avión se convirtió en algo cada vez más lejano.

El año pasadoTegler asistió a un colegio comunitario, donde finalmente aprendió a usar una computadora. Por su parte Reeves tomó el control de una avioneta, y la manejó sola durante unos 15 minutos.

Al aterrizar, se rió a carcajadas

Al aterrizar, se rió a carcajadas

“Las mejores listas de metas no suelen ser sobre paracaidismo o escalar la Gran Muralla de China”, explicó Marc Agronin, psiquiatra experto en geriatría quien es vicepresidente de salud mental e investigación clínica en el Miami Jewish Health Systems. “Nuestras listas de objetivos deben estar alineadas con nuestros valores fundamentales”. Agronin sugiere que la gente simplemente mire a su alrededor y vea las riquezas que tienen y el potencial de aventura en sus propias comunidades.

Reeves, cuyo nieto la acompañó entusiasmado en su vuelo inaugural para capturar el momento en video, obtuvo algo de eso. La mujer dijo que para ella fue tan placentero que su nieto la acompañara en el vuelo como el momento en el que tomó los controles del aeroplano.

 

 

Al final, dijo Agronin, autor del libro “How We Age: A Doctor’s Journey Into the Heart of Growing Old” (Cómo envejecemos: el viaje de un médico hacia el corazón del envejecimiento), su legado no es acerca de cuántos aviones pilotearon o cuántos países visitó. El auténtico legado es acerca de las personas en las que impacta a lo largo del camino. “Las relaciones que creas y lo que enseñas a tus hijos es cómo construyes tu legado”, dijo.

A los 97, Reeves sigue construyendo el suyo.

 

 

Comparte este artículo...Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.