“Ni yo podía creer que no tuviera miedo”

Nabil Ismael Daruich Yoma dejó pasar dos viajes por su miedo a volar. Hace menos de un mes finalmente se animó y se sorprendió al poder disfrutar de cada parte del vuelo. 

Preguntarle a Nabil qué parte del vuelo le gustó más es una pregunta difícil de contestar, ya que asegura que le gustó todo: “Me encantó el despegue, el vuelo, el aterrizaje”.

Con 29 años, confiesa que estaba convencido de que iba a tener miedo. Hasta que se animó a volar. “Fue mi primer viaje en avión. Creía que iba a tener miedo pero subí muy tranquilo y con nada de miedo.”

Hace dos años estuvo a punto de viajar pero finalmente optó por el ómnibus. Era un viaje corto, de La Rioja a Buenos Aires pero el miedo fue más fuerte.

Como le tiene miedo a las alturas, su principal temor era que el avión se caiga. Esto empeoró cuando ocurrió el accidente del Chapecoense. Ese día dijo: «No voy a volar nunca en avión».

Esta vez tomó la decisión de viajar junto a 3 amigos a Río de Janeiro. Dos meses antes sacaron los pasajes. Fue a partir de ese mismo momento en que empezó a estar ansioso. Pero cuando llegó a Aeroparque, se dio cuenta que ya no tenía miedo sino más bien sentía intriga por saber cómo sería subirse a un avión.

“Ya en el avión, ni yo lo podía creer. No tenía nada de miedo. Cuando empezó a acelerar, fue hermoso. Y cuando despegó, fue la mejor sensación que sentí en mi vida. Un viaje muy tranquilo, sin turbulencias y lo más importante: no tuve nada de miedo”, recuerda Nabil, que aceptó compartir su experiencia para inspirar a otras personas.

Ahora Nabil no para de pensar en volar. “Estamos pensando con mis amigos en volver a viajar a Río de Janeiro, aunque también está la posibilidad de viajar a México”.

 

Comparte este artículo...Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.