Tener un viaje planeado en tiempos de coronavirus

Nicolás empezó a pagar su viaje hace 6 meses, cuando encontró una promoción muy tentadora y sacó el pasaje a Roma. Su sueño era conocer Italia y llegar al pueblo donde nació su padre. Pero algo no lo dejaba dormir: nunca se subió a un avión y le dan mucho miedo los espacios cerrados. Entonces, se propuso hacer todo para volar sin miedo. Empezó terapia, vino al curso y hace unas semanas se sentía preparado para subirse al avión en cualquier momento.

Pero su viaje es en julio y siente que la preparación se fue al tacho desde que la OMS declaró que el Coronavirus ya es una pandemia, las líneas aéreas cancelaron algunas rutas aéreas, algunos países cancelaron el ingreso de vuelos provenientes de ciertos países y Nicolás siente que no puede con tanto. ¿Podrá hacer el viaje en Julio? ¿Será mejor olvidarse de caminar por las calles de Italia? No hay una noche que pueda dormir más de dos horas seguidas: al escenario preocupante del coronavirus se le suma la ansiedad que le genera subirse a un avión por primera vez. Nicolás no es el único que está pasando por una situación así.

En entrevista con el canal TN, la psicóloga María Silvia Dameno explicó que “todos tenemos miedo de lo que no podemos controlar”. Y utilizó una frase que puede ser interpretada fuera de su sentido religioso:

Dios, concédeme la serenidad para aceptar las cosas que no puedo cambiar, el coraje para cambiar las cosas que puedo cambiar y la sabiduría para conocer la diferencia

De algún modo, esta frase, que algunos atribuyen a San Francisco de Asís y que aparentemente fue expresada por primera vez por el teólogo estadounidense Reinhold Niebuhr (1971), resumen los consejos de varios psicólogos.

Justamente esto es lo que hizo Puli, que contó su experiencia en el blog “Camino al andar”. Ella tenía programado un viaje a Maceió, Brasil, del 18 de marzo al 3 de abril. Entonces, se puso a averiguar cómo es la situación de Brasil con respecto al coronavirus. Hasta el día de escribir esta columna, leyó que en Brasil hay 138 casos confirmados, pero que las autoridades sanitarias consideran que el pico será a fin de mes.

Luego, empezó a analizar cada uno de los aspectos del viaje hasta que llegó a esta conclusión contemplando no tanto la situación de Brasil sino los escenarios en los aeropuertos. “Mi mayor miedo no es contagiarme yo, sino contagiar a los adultos mayores que hay en mi familia. Pero convengamos que enfermarse estando de vacaciones, tampoco es muy grato. Es por todo esto, y sobre todo por la imposibilidad de predecir el escenario de aquí al 3 de abril que sería mi regreso, que decidí -con abundancia de precaución- cancelar mi viaje y esperar a que la situación esté más tranquila”.

El temor es más fuerte

Según Margie Warrell, oradora y autora, escribió en Forbes: “El miedo se disemina mucho más rápido que el coronavirus”. Y cita las cifras de las principales causas de muerte en los EE.UU.:

  • Por coronavirus hasta el momento, 38 casos (al 12/3)
  • Enfermedad cardíaca: 650.000
  • Cáncer: 600.000
  • Accidentes: 170.000
  • Enfermedades respiratorias crónicas: 160.000
  • ACV: 150.000
  • Diabetes: 85.000

“Si vamos a tener miedo a algo, hay un montón de peligros potenciales que ponen nuestra salud en riesgo mucho más que el Virus de Wuhan. Empezando por el estrés, por no comer una alimentación balanceada que permita fortalecer nuestro sistema inmune o no buscando ayuda si sentimos que no podemos manejar nuestra salud física, mental o emocional”, sostiene la autora.

Las personas con miedo a volar tenemos tendencia a creer que todo es una señal, que el universo conspira contra nosotros “justo cuando tomamos la decisión de volar”. Tal vez si hacemos caso a las sugerencias de los expertos, si logramos separar lo que podemos controlar de lo que no podemos, podremos tener la sabiduría para ocuparnos de aquello que sí podemos cambiar y aceptar lo impredecible.

Aviones libres de virus: ¿es verdad?

Varias líneas aéreas enviaron correos electrónicos a sus clientes, otras lo publicaron a través de las redes sociales, pero los aviones son desinfectados y poseen filtros en sus sistemas de ventilación que permiten reducir la diseminación de gérmenes. Así lo explica en un correo de KLM que me llego hace un rato, Pieter Elbers, Presidente y Director General de la línea aérea holandesa: «Antes de cada salida, nuestros aviones se limpian y desinfectan siempre a fondo. Estos procedimientos están diseñados para cumplir las más altas exigencias e incluyen tanto su espacio personal (mesitas plegables, reposabrazos y reposacabezas de los asientos, hebillas de cinturones, etc.) así como la zonas comunes como cocinas, alfombras y aseos. Una vez en el aire, nuestra tripulación de cabina trabaja con diligencia para mantener nuestros aviones limpios. El aire de la cabina se renueva constantemente con aire exterior y nuestros filtros HEPA de grado hospitalario tienen una eficacia del 99,99% para prevenir la propagación de organismos bacterianos y virales en el aire como el COVID-19. Y, en caso de que algún pasajero comenzase a mostrar síntomas, todos nuestros vuelos están equipados con kits especiales Corona y nuestra tripulación está capacitada para tomar medidas de contención».

Algunos tips si tenés un viaje planeado

Ojalá los investigadores y expertos en salud logren controlar al coronavirus y descubrir una vacuna, para que todo esto no haya sido en vano. Casi como hacen en la industria aérea, que cada vez que hay un incidente estudian y analizan lo que sucedió, para que nunca más ocurra.

Más para leer: 

 

Comparte este artículo...Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

Un comentario en “Tener un viaje planeado en tiempos de coronavirus”

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.