Estadísticas

Es más probable que seamos asesinados por un compañero de trabajo (9 en 1 millón) que morir en un accidente aéreo, que la probabilidad es de 1 en 14 millones, en todo el mundo.

Visita nuestra sección de videos

Este dato no apunta a que a partir de ahora debamos incluir un spray de pimienta en nuestro tupper del almuerzo (para defendernos de un posible ataque de un compañero de oficina) sino que ayuda a entender esto que posiblemente ya nos dijeron decenas de veces: “los aviones no se caen”.

Otra forma de analizarlo en números, y quizá más divertida, es la que ofrece la original app “Am I going to Down?”, que calcula el riesgo según la aerolínea, destino y tipo de avión.

Descarga la app

Por ejemplo, una persona que vuela de Buenos Aires (AEP) a San Pablo, Brasil, debería tomar el mismo vuelo, todos los días, durante 8456 años para al día siguiente morir en un accidente aéreo.

Si en cambio, el vuelo fuera desde el aeropuerto John F. Kennedy (JFK), Nueva York, hasta el Aeropuerto Charles De Gaulle (CDG), en París, debería volar a diario 6.649 años, para que el avión se caiga.

¿Es gracioso hablar de accidentes aéreos? Desde ya que no lo es, pero al conocer estas cifras –que parecen ridículas-, los que sufrimos cuando estamos a 10.000 metros de altura podemos sentirnos un poco más relajados. O un poco menos nerviosos.

Cifras mundiales (anuales)

  • 100.000 vuelos comerciales hay cada día
  • 37.600.000 vuelos por año
  • 68 fueron los accidentes totales
  • 4 de los accidentes fueron fatales
  • 136  víctimas fatales
Datos 2015. Fuente: IATA

 

 

 

Deja un comentario